Dunas portada libro

Imaginemos kilómetros de playas de arena blanca, con una anchura superior al centenar de metros. Bañadas por el cálido Mediterráneo, que hace más suave aún su delicioso clima, con un fondo marino variado, de plantas y peces. Las dunas aportan arena después de los temporales de levante o poniente. Las repoblaciones de pinos completan los restos de bosques de alcornoques. Como telón norte las montañas rojas y blancas: Sierra Bermeja y Sierra Blanca. De ellas bajan los ríos Verde, Guadaiza, Guadalmina y Guadalmansa, para regar las tierras que eran cultivadas desde la Antigüedad por señores romanos dueños de villas y termas, hasta pioneros del siglo XIX que las tiñeron de verde color caña de azúcar, pasando por musulmanes que levantaron fortalezas y ciudades.

Este territorio litoral corresponde, correspondía, a los municipios de Manilva, Estepona y Marbella. Paisaje modelado por el hombre hasta mediados del siglo XX, cuando comienza la explotación turística de la comarca. Desde entonces esquilmado por el hombre, especialmente sus playas, paradójicamente su mayor atractivo.

La historia de esa destrucción es la que han recogido en un libro (presentado el pasado 4 de julio en Estepona) un equipo dirigido por el geógrafo José Gómez Zotano, integrado por los biólogos Felipe Román Requena y María Teresa Vizoso Paz, y el arqueólogo Ildefonso Navarro.  Y que ha contado con colaboradores que han aportado documentación, fotografías submarinas, fotografías aéreas hechas para la ocasión o cartografía.

Aunque el propósito de los autores es que los valores que todavía se mantienen desde el río Guadalmansa al río Guadalmina sean conocidos y puedan ser conservados, en especial el complejo dunar de la finca Matas Verdes.

La obra, titulada Dunas litorales y fondos marinos del Saladillo-Matas Verdes (Estepona-Málaga), se ocupa de la zona más oriental del litoral esteponero, pero sus condicionamientos y su problemática se puede extrapolar al resto de la costa occidental malagueña.

Se compone de cuatro partes, la primera trata los aspectos físicos, la flora y la fauna del ámbito terrestre; la segunda los del ámbito marino; en la tercera parte se hace un recorrido histórico por los restos de culturas que poblaron estas tierras, desde el hombre prehistórico a la implantación de los cultivos de la colonia agrícola de San Pedro Alcántara, con abundantes referencias al pasado fenicio, romano o musulmán; la cuarta parte revela el grado de compromiso de los investigadores con el tema tratado, y tras identificar las amenazas del conjunto proponen sus consideraciones acerca de la protección del mismo y sus propuestas para una gestión integrada de la, todavía, riqueza medioambiental de la zona.

El libro ha sido editado por la Asociación  Grupo de Trabajo del Valle del Genal con la colaboración de diversas entidades, y es fruto de una investigación patrocinada por la Obra Social de La Caixa, echándose de menos en éste y otros proyectos culturales de la zona la ayuda de la mayor caja de ahorros andaluza −Unicaja para más señas−, algo que señaló el alcalde de Estepona, David Valadez, en la presentación del libro (uno de los pocos cargos públicos que ha tenido el valor de denunciar las irregularidades financieras, léase corrupción, de la política municipal en la Costa del Sol), el cual se comprometió a proteger la finca de Matas Verdes de la urbanización.

En definitiva, un exhaustivo trabajo de investigación multidisciplinar presentado de forma clara y didáctica, con multitud de cuadros explicativos, gráficos, mapas y fotografías, algunas fruto de una paciencia infinita, como las de flora y fauna, para trasladarnos la idea de que no se puede perder un paisaje único de la costa mediterránea andaluza.

Evolucion Dunas Saladillo Matas Verdes

La fotografía muestra el cambio experimentado en la franja costera entre los ríos Guadalmansa y Guadalmina, con tomas aéreas de los años 1956, 1977, 1994 y 2007.