Algunos vecinos recuerdan la plaza con el nombre de la Fuente por la situada allí, en algunos momentos la única del pueblo. Sin embargo, la denominación oficial es plaza de la Iglesia. Y es que el templo erigido en su lateral oeste era, y sigue siendo, el edificio más imponente de la misma, símbolo del poder religioso y de las ideas moralizantes con las que pretendía impregnar el marqués del Duero la marcha de su colonia desde los inicios.

La bendición y apertura al culto del templo se produjo el domingo 22 de agosto de 1869, según comunicaba Ángel María Chacón a Manuel Gutiérrez de la Concha, expresándole su satisfacción por el acontecimiento:

Hoy he tenido un día muy agradable, porque cuando me confió usted la Administración de la Colonia concebí tres pensamientos: constituir el gran centro productor a que usted aspiraba; garantizar para la industria esta producción; e inaugurar la iglesia proyectada para reconcentración de las costumbres morales del nuevo pueblo agrícola e industrial.

Estas ideas del administrador principal, que compartiría sin duda con el marqués del Duero, nos indica lo que San Pedro Alcántara significaba para el fundador y sus colaboradores más directos, algo más que un simple establecimiento agrícola e industrial, esto es una nueva población en la cual al bienestar material de sus habitantes debía sumarse el espiritual, impregnado de un claro sentido paternalista.

Para inaugurar la iglesia fue necesario sacar del edificio una serie de objetos que se almacenaban en su interior: aperos, sacos de abono mineral y el taller de carpintería que incluía una máquina de aserrar madera. Motivado por la falta de espacio para los materiales, los animales y los hombres, a pesar de la afanosa construcción de nuevas viviendas, almacenes y tinados. No está de más recordar que ese año mismo año de 1869 se finalizó la Casa de Dependientes, debido a la notable afluencia de colonos que llegaban deseosos de incorporarse al proyecto sampedreño; situada frente a la iglesia, se conoció popularmente con el nombre de Casillas Nuevas, por desgracia hoy ha desaparecido.

En línea con lo que exigía el militar promotor, todo debía organizarse con meticulosidad, y con el fin de dotar a la colonia con instituciones propias, al año siguiente de abrir el templo, concretamente el 19 de octubre de 1870, se hacía entrega al nuevo administrador, Fernando Rosado Guzmán, nombrado mayordomo de la Cofradía de San Pedro de Alcántara —la cual se puede considerar como antecedente de la actual Hermandad— de los enseres de culto, y se especificaban en el acta de entrega algunas normas de funcionamiento, como la libra de cera mensual que debían aportar los diez colonos que tenían tienda. Al mismo tiempo se cedían las imágenes que se veneraban en la iglesia, entre ellas la que representaba al patrón, una notable talla donada por las monjas Catalinas de Málaga.

En cuanto a la tipología del templo encaja en una arquitectura colonial, quizá recordando el origen americano de Manuel Gutiérrez de la Concha. Destaca su fachada de entrada, situada en la parte opuesta al altar mayor, compuesta de un triple pórtico en la planta baja, con arcos de medio punto que se corresponde con la nave central, mientras que los dos espacios contiguos lo hacen con las naves laterales. La torre, levantada en el eje central de la fachada, tiene forma prismática y con tejado a cuatro aguas, dispone de arcos de medio punto en cada uno de los frentes, dejando ver las campanas. Este conjunto de torre pórtico, queda elevado en relación al nivel de la plaza a través de una corta y amplia escalinata. En el interior la nave central está cubierta con una bóveda de medio cañón, mientras que las laterales lo hacen con bóvedas de arista. Por su parte, la capilla mayor desarrolla un espacio en ábside y está cubierta con una bóveda semiesférica, mientras que en el lado opuesto existe un pequeño coro en altura.

Ha transcurrido siglo y medio de fe religiosa, desde que en 1869 se bendijera la iglesia en honor a san Pedro de Alcántara. Y siglo y medio de otra fe, en la capacidad del hombre, desde que Manuel de la Concha fue adquiriendo las fincas que conformaron la colonia. Creencia en el propio esfuerzo y en el de los hombres y mujeres que llegaron para poblar este territorio. Virtud y trabajo, como indica el lema del escudo de la colonia.

Esta fe sampedreña, la divina y la humana, múltiple y heterogénea como los lugares de procedencia de los habitantes del lugar, se ha mantenido con el transcurrir del tiempo, a pesar de inconvenientes de todo tipo. Esa convicción en las propias posibilidades, en la historia común, en la historia que se escribe día a día, con el ejemplo de los vecinos más nobles, los que son y los que fueron. Esa perseverancia identifica a San Pedro Alcántara como pueblo.

Publicado en el programa de la Feria y Fiestas de San Pedro Alcántara 2016