Las torres que se alzan en la costa occidental malagueña pertenecen a un sistema defensivo diseñado tras la conquista castellana de la zona (recordemos que Marbella se tomó en 1485), para prevenir y rechazar las incursiones que llegaban, sobre todo, de la costa norteafricana. Se llaman almenaras, vocablo árabe que significa iluminar, ya que se utilizaba fuego o humo, según fuese de noche o de día, para comunicarse con las torres vecinas, hasta llegar a fortalezas como la de Marbella o Estepona, de donde partían las fuerzas para repeler el enemigo. El acceso desde el nivel del suelo se hacía con una escala de cuerda, que recogida evitaba que el vigía fuese atacado fácilmente por los invasores.

La Torre del Duque, situada cerca de la entrada principal de Puerto Banús, tiene una altura de 10,50 metros y es de planta cuadrada, con 4,20 metros de lado, siendo su parte inferior maciza, mientras que en la mitad superior se encuentra la estancia para el torrero, que se comunicaba con la terraza mediante una escalera. Según los historiadores especialistas en el tema, se reedificó sobre una musulmana más antigua, igual que la Torre de Ladrones, situada en Las Chapas, tal como recoge Juan Temboury en su libro, ya clásico, del patrimonio malagueño, Torres almenaras (Costa Occidental), publicado póstumamente en 1975, y donde refiere la reutilización de materiales procedentes de la Basílica de Vega del Mar: “La piedra [que se alterna en la construcción con el ladrillo] está colocada en hiladas horizontales; es pequeña, de entonación clara, aunque abundan los cantos rodados oscuros, tal vez procedentes de la basílica de San Pedro de Alcántara; igual procedencia cabe atribuir a un ladrillo grande conservado en el dintel del hueco de ingreso”.

La Torre del Duque, junto con otras de la época nazarí de toda Andalucía, son objetos de investigación por un grupo de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Málaga. Por ello, hemos puesto a su disposición unos documentos, procedentes del Archivo General de la Administración del Estado (Alcalá de Henares), que contiene la correspondencia cruzada entre la Dirección General del Patrimonio del Estado, perteneciente al Ministerio de Hacienda y la Dirección General de Bellas Artes, del Ministerio de Educación Nacional, ante el interés de José Banús para que se le cediera el terreno de 600 metros cuadrados del Estado, donde se encuentra la torre vigía, considerándose su venta o cesión del mismo por 99 años. Las fechas del expediente están comprendidas entre abril y octubre de 1965 (Banús adquirió la finca de El Ángel en 1962 para urbanizarla posteriormente con el nombre de Nueva Andalucía, y Puerto Banús se inauguró en 1970). Por parte gubernamental se concedió la cesión del inmueble, con varias condiciones: que el nuevo propietario restaurase la torre con técnicos competentes y el control del personal adscrito al patrimonio, además de no poder edificarse en los alrededores de la almenara en un radio de 30 metros, y las edificaciones que sobrepasaran la altura de una planta, deberían separarse 40 metros como mínimo, debido a su valor histórico y protección legal.

Al final, parece que no se llevó a cabo la cesión, ya que en la actualidad la Torre del Duque sigue perteneciendo al Estado y la restauración de la misma no se llevó a cabo hasta mucho tiempo después, en 1985. Además, como testimonian las fotografías que reproducimos, no se han guardado estas delimitaciones y el bien histórico se encuentra oculto en parte por las construcciones de alrededor, además de situarse en un jardín privado, a pesar de continuar siendo, como se ha indicado, propiedad estatal.

Por otra parte, el expediente del Archivo General de la Administración contiene un informe de Juan Temboury Álvarez, delegado provincial de Bellas Artes de Málaga, sobre la Torre del Duque, testimonio necesario para su protección, documento que adjuntamos en PDF.

Informe sobre la Torre del Duque