El predominio de un entorno más llano, con grandes espacios abiertos en la costa occidental del municipio, hace que las playas situadas en ella, por ejemplo la de San Pedro Alcántara, disfruten de un potencial de visualización más elevado que las de la costa oriental.

Además, una inclinación más profunda favorece una mayor visibilidad no sólo de la ensenada, sino también del cordón de sierras litorales. Un horizonte marcado al norte por Sierra Bermeja, la Sierra de las Nieves y Sierra Blanca, que no es raro observar nevadas algunos días de invierno.

Por otra parte, en los días claros, la costa del Norte de África se divisa al otro lado del Mediterráneo, así como el estrecho de Gibraltar, enmarcado entre las moles montañosas denominadas desde la antigüedad las Columnas de Hércules.

En esta unidad de paisaje, el grado más alto de calidad corresponde a los tramos con presencia de masa arbolada, como el eucaliptal en torno a la basílica de Vega del Mar, donde se conjugan el patrimonio natural y el histórico.

Adaptado de la Guía Geográfica de Marbella (1983), de Juan Oliva Espallardo.